miércoles, 4 de junio de 2008

EXPERIENCIA EXTÁTICA

...dramatización, donde la vida busca atravesar, ante el peligro, los momentos soberanos, los puntos del abismo...

experimentar, no comentar, vivirlo

el dolor no duele

el dolor es el esfuerzo necesario para aferrarse a un pensamiento negativo


video

martes, 3 de junio de 2008

RECUERDALO... memoria aural



El ser humano visual tiene instrumentos para ayudar a retener las memorias visuales (pinturas, libros, fotografías). ¿Cuál es el dispositivo para retener memorias aurales?

La repetición.

La repetición es el medio de la memoria para el sonido.

La repetición es el medio por el cual los sonidos son retenidos y explicados.

La repetición es el medio por el cual la historia del mundo se afirma.

La repetición nunca analiza; simplemente insiste.

La repetición hace que el escucha participe en la declaración, no comprehendiéndolo, sino conociéndolo.

"Está escrito, pero te digo que... " Y te lo diré una y otra vez, porque hay que Oír para Creer.

Cuando logramos liberarnos del predominio del mundo visual-analítico y lo reemplazamos por la intuición y la sensación, comenzamos a descubrir nuevamente la verdadera afinación del mundo y la exquisita armonía de todas sus voces.

Encontraremos el centro.

Entonces, todo el cuerpo se convertirá en oído y todos los sonidos vendrán a ti, los conocidos y los desconocidos, los dulces, los tristes y los urgentes.

Cuando mi cuerpo yace en la noche blanco y azul en la cama, todos los sonidos llegan a mí desde su propio acorde, sin apuro, extrañamente mezclados, los levemente tonales y los suaves crujidos de las montañas. En ese momento, oír es estar en alerta máxima ... y oigo cantos delante mío ... cuando voy más allá "al país que ama el silencio".
R. Murray Schafer: Voices of Tyranny, Temples of Silence

PICHIDANGUI, PICHICACA...




















El paisaje se erosiona, cambia el clima, todos lo sabemos, cambia la "onda" obvio, somos un país ondero y Pichidangui no ha querido quedar "demodé" , varias ondas vi desfilar, la onda milico discotequero, !famosa onda¡ onda hippie fogatero, onda pobre felíz, onda rico odioso, onda metalera/trash/punk y onda popera/romanticona/cumbianchera charrasquiá, onda niño rico disfrazao de pobre y niño pobre disfrazao de rico, onda pescador carretero y onda opus dei mordedora de ostias frente al mar, onda choreo cesante invernal, onda escondite de matones y estafadores, uf, cuantas historias...., cuantos muertos y sobrevivientes. Pichidangui, te añoramos, te amamos quienes abrimos los ojos rOjOs y conscientes frente a la desbordante belleza del paisaje largo y curvo...

EVOLUCIÖN? los basurales tienen la caga, persisten mezclandose con las aguas gélidas del durazno, y a nadie le importa, la consigna que canta "el pueblo unido jamás será vencido" es de comunistas, de gente complicada que siempre alguien quiere matar, pero las lluvias siguen dejando a la vista años y años de bolsas y botellas de shampoo, de escombros de veraneantes, de tazas de baño rotas de hoteles y restoranes, cocinas, refrigeradores, coches, tarros, tohallas higiénicas, pañales, chalas....

Los pejesapos ya se fueron y los locos y las machas y la corvina y las jaivas....la vida se recoge como las olas...no le dejamos respiro...

evolución...

La onda ecológica no pega en CHILE, no contagia, no tiene "onda", quizá alcance pa que el turista onda boy scouts vaya tras la aventura del Santa Inés sin cagar el camino y tirar mugre, pero no para amar el viento invernal o el tierral ácido que pela y torna rocoso al infinito Pichidangui.
FUSA

lunes, 2 de junio de 2008

La Pantera


Del deambular de las barras se ha cansado tanto
su mirada, que ya nada retiene.
Es como si hubiera mil barras
y detrás de mil barras ningún mundo hubiese.

El suave andar de pasos flexibles y fuertes,
que gira en el más pequeño círculo,
es como una danza de fuerza entorno un centro
en el que se yergue una gran voluntad dormida.

Sólo a veces se abre mudo el velo
de las pupilas. Entonces las penetra una imagen,
recorre la tensa quietud de sus miembros
y en el corazón su existencia acaba.
RAINER MARIA RILKE